Posted on / by Marta Bonilla / in Sin categoría

Un hogar fuera del hogar

Llegas a una ciudad desconocida. Obligado a hacer un paréntesis en tu rutina diaria y empezar otra vida fuera de tu casa. Una vida que no has escogido, sino que, por cuestiones del azar, te ha sido impuesta. Por suerte, no estás solo. Te rodea un grupo de personas que cada día pone un poquito de su corazón para ayudarte a ganarle la partida a la tristeza; sembrar optimismo; crear una atmósfera de normalidad ante una circunstancia aparentemente anómala.

A tu hijo, a tu nieto, sobrino, al pequeño de tus vecinos, le han diagnosticado una enfermedad de larga duración. Sin embargo, dentro las cuatro paredes que conforman la casa que os acoge, el niño seguirá siendo niño, a pesar de su situación. 

Un hogar fuera del hogar

Llegas a una ciudad desconocida. Obligado a hacer un paréntesis en tu rutina diaria y empezar otra vida fuera de tu casa. Una vida que no has escogido, sino que, por cuestiones del azar, te ha sido impuesta. Por suerte, no estás solo. Te rodea un grupo de personas que cada día pone un poquito de su corazón para ayudarte a ganarle la partida a la tristeza; sembrar optimismo; y crear una atmósfera de normalidad.A tu hijo, a tu nieto, sobrino, al pequeño de tus vecinos, le han diagnosticado una enfermedad de larga duración. Sin embargo, dentro las cuatro paredes que conforman la casa que os acoge, el niño seguirá siendo niño, a pesar de su situación. En la Casa Ronald McDonald Valencia no está permitida la entrada a la tristeza, sino a la esperanza.#UnHogarLejosDelHogar #CasaRonaldMcdonald #GrandesProyectos

Publiée par Somos Esenciales sur Vendredi 29 novembre 2019

A escasos metros del Hospital La Fe, se encuentra la Casa Ronald McDonald de Valencia. Dieciséis familias se alojan gratuitamente mientras el pequeño recibe tratamiento médico para combatir una enfermedad oncológica, o recibe un trasplante. Cada caso es único, como lo es cada niño, y su historia. 

Desde 2013, año en el que se crea la Casa Ronald Mcdonald de Valencia, más de 1.300 familias se han visto apoyadas, respaldadas por el cariño que cada uno de los integrantes que conforman la Casa. Ingredientes primordiales para hacer frente a una situación tan sumamente delicada, en la que por supuesto, los niños pueden sentir presentes a sus padres.

En la casa no está permitida la entrada a la tristeza, sino a la esperanza.